domingo, 24 de julio de 2016

MAD - Funchal



A modo de despedida de la Isla de Madeira, vamos a dar un vistazo a las principales luces del puerto de Funchal.  Arrancamos el paseo por arriba.   Llegaremos a la costanera desde lo alto, utilizando una de las atracciones turísiticas de la ciudad,  el funicular.   


Allá abajo, está el espigón principal (el de los Cruceros) y la costanera. Hacia allá vamos.


Durante el descenso, sobrevolamos la red vial de autopistas que llegan a Funchal, la cual no deja de asombrarme.


La estación inferior del funicular está en la parte este de la costanera...





Y frente a ella, (como puede verse allá atrás) se desprende un rompeolas.




Caminamos hasta el final hasta encontrarnos con la baliza D-2736. Blanca con rayas verdes es la segunda en importancia (al menos en tamaño) del puerto.






Si miramos hacia el este, podremos ver el Fuerte Santiago, otro lugar interesante para visitar.


Y si miramos hacia el oeste del rompeolas, veremos el espigón principal del puerto, que siempre tiene un crucero amarrado.



Regresamos a nuestro paseo.  Vamos a abandonar la costanera y nos adentramos unas cuadras en la ciudad para visitar el Mercado dos Lavradores.










Recomiendo las tapas del restaurant que está al frente mismo del Mercado. Seguimos camino y nos dejamos llevar por las callecitas...



Una pasada por la Plaza del Municipio... 


... y más callecitas hasta llegar nuevamenta a la costanera.


Unas fotos a la marina de Funchal con sus 2 luces de acceso.

D-2739 (atrás)  y D-2739.2 (adelante)


Ya entrando al espigón principal, nos encontramos con el Principado de la Isla de Pontinha, cuya sede administrativa coincide con el Fuerte San José. Subimos por esas escaleras y ya estamos en otro país.



Nos introducimos al fuerte y a traves de sus pasajes internos recorremos todo el principado para salir hacia la frontera oeste, la cual nos brinda muy buenas vistas del país vecino, Madeira.



Frontera sur del Principado, con una vista del Islote que da nombre a este país que trata
por todos los medios de ser reconocido internacionalmente.

Vista desde el oeste del Principado. El barrio hotelero de Funchal.
Y dejo para lo último de mi visita al principado, su principal tesoro.  El servicio meteorológico del país es uno de los más reconocidos mundialmente.  Siendo la piedra colgante uno de los elementos pronosticadores más confiables del mundo.   Miren sino...


Más sobre esta hilarante iniciativa acá:  http://www.fortesaojose.org/ 



Volviendo a Madeira y a nuestro final de recorrido.  Vamos a ir hasta el extremo del espigón.

Entrada al espigón de Cruceros.

Terminal de Cruceros

Y pasando la terminal, ya no queda más que estacionamiento y la luz más importante del puerto. 



D-2738



Primer plano de las luces,  con Gaviota y sin Gaviota.









Adiós Madeira, y bienvenida Portugal para el próximo post.


sábado, 25 de junio de 2016

MAD - Ribeira Brava


ALL: D-2746
Funcionamiento: 1923 - ....
Fecha de Visita: 25 de Marzo de 2016
 
El faro de Ribeira Brava es una estructura de mampostería de base cuadrada con un piso superior que contiene la luminaria.  Identificación diurna blanca y roja, tiene una altura de  6 metros.
 
 
Ribeira Brava está ubicada a unos 15kms al oeste de Funchal, pero traducido a tiempo de viaje digamos que está a media hora si vamos por la vía rápida. Auto, taxi o bus nos va a llevar hasta allí.   El valle que la contiene es por donde transita el "río bravo" y es en la desembocadura de este río donde vamos a encontrar el pueblo y el faro, que está ubicado en un escarpado al este de la costanera.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sigamos lo que nos indica la cartelería y veamos cuánto nos podemos acercar al faro.
 
 
Tenemos esa escalera tipo caracol que nos va a subir hasta el nivel del faro.
 
 
 
 
 
Hasta acá llegamos. Tomamos unos primeros planos entre la reja y aprovechamos la altura para tomar algunas fotos de la costanera.
 
 
 
 
Era mediodía, por lo que voy a utilizarlo como excusa para sentarme en uno de los restaurants de la costa para admirar el paisaje y disfrutar la tranquilidad y la comida local.
 
 
Este creo que es un buen lugar.  Sombra, vista al océano, y entre las palmeras una vista al faro.
 
 
 
Entrada...
... y plato principal.
 
Pescado a la madeirense.   No recuerdo ahora bien cual era el pescado (creo que pez espada). Pero cuando pidan un plato "a la madeirense" se van a encontrar con esos acompañamientos:  Banana frita, papas, vegetales locales en ensalada y pan con un aderezo de crema de ajo.  Abundante y exquisito. No tengo lugar para el postre.
 
Sigo con el faro.   Cruzo al otro lado del escarpado por un túnel, para tener otras vistas y de paso para bajar la comida. Al otro lado se encuentra el puerto de Ribeira Brava. Y allí abajo a la derecha pueden ver la boca del túnel que comunica este sector con el pueblo.
 
 
Me subo al espigón a caminar por los bloques artificiales que protegen la playa hasta llegar al frente del faro.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Próximo Post:  Funchal y despedida de Madeira.